Autoestima y poder personal

Autoestima y poder personal




El abuso sexual de una niña viola sus fronteras, su derecho a decir no, su sentido de control en el mundo. Es impotente. El abuso la humilla y le transmite el mensaje de que vale muy poco. Nada de lo que hiciera consi­ guió detener la violación.

Si le contó a alguien lo sucedido, probablemente no le hicieron caso, le dijeron que s lo había inventado, o que lo olvidara. O la culparon. Negaron o deformaron su realidad y ella sintió que se volvía loca. En lugar de considerar malos al agresor o a sus padres, llega a creer que ella no merece que la cuiden, que en realidad se merecía el abuso. Se sintió aislada y sola.

A muchas niñas víctimas de abusos sexuales se les dice abiertamente que jamás van a triunfar en la vida, que son tontas o que sólo sirven para el sexo. Con esos  mensajes  es muy difícil creer en una  misma.

¿Dónde estás ahora?


¿Tienes la impresión de que eres mala, impura, o sientes vergüenza?

¿Te sientes impotente, como una víctima?

¿Te sientes diferente a las demás personas?

¿Tienes la sensación de que hay algo malo en lo más profundo de tu interior?

¿Que si los demás te conocieran  realmente  te abandonarían?

¿Has  tenido  alguna  vez  sentimientos  autodestructivos  o suicidas?  ¿O de  que sencillamente deseas morirte?

¿Te odias?

¿Te cuesta mucho ocuparte de ti y cuidar de ti misma? ¿Eres capaz de disfrutar sintiéndote bien?

¿Te cuesta confiar en tu intuición?

¿Te sientes incapaz  de protegerte  en  situaciones  peligrosas?  De adulta, ¿has sido repetidas veces víctima de agresiones, violaciones o violencia?

¿Tienes clara conciencia  de tus propios  intereses, valores, objetivos?

¿Tienes dificultades para  sentirte motivada? ¿Te sientes paralizada con frecuencia?

¿Tienes miedo de triunfar?

¿Eres capaz de realizar las cosas que te has propuesto?

¿Te parece que tienes que ser perfecta?

¿Utilizas el trabajo o tus éxitos para compensar la sensación de incapacidad  o carencia en otros aspectos de tu vida?


(Bass y Davis: El coraje de sanar).


(Bass y Davis: El coraje de sanar).